.

Coronavirus: ¿Qué hacer con nuestros hijos tantos días en la casa?

Ahora con el Covid-19 en nuestro país y de acuerdo al Comunicado que hizo el Gobierno el día lunes 16 de marzo en donde se extendió el teletrabajo y el cierre de escuelas y colegios hasta el 13 de abril (después de Semana Santa), estamos viviendo un momento muy particular que nunca nos había tocado experimentar. Pensar en nosotros es pensar en los demás también y por eso nos piden quedarnos en la casa y no salir para evitar interacciones y más contagios. Únicamente debería salir una persona por familia al supermercado o a la farmacia y regresar con la compra y no volver a salir.

 

Muchos niños se pueden tomar esto de quedarse en la casa literalmente como vacaciones, pero los adultos sabemos que no es así e incluso hay muchos papás que siguen saliendo a trabajar y ven la dificultad de dejar a sus hijos tantos días en la casa. ¿Qué hacer?

 

Es fundamental seguir teniendo actividades lúdicas y de aprendizaje para los pequeños y los jóvenes de la casa, para que sigan aprovechando el tiempo y que no sea estar “pegados a los aparatos electrónicos” todo el día. Queremos que nuestros hijos ocupen su día con planes entretenidos, pero también educativos, que disfruten de un ocio con contenido.

 

Como comenta Mar Sánchez Marchori, directora del Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa: “es importante planificar este período y buscar un equilibrio entre repasar lo aprendido porque el curso no ha terminado, realizar actividades creativas, estimulantes y descansar”.

 

Es recomendable que los escolares y colegiales repasen y no se desvinculen completa y totalmente de lo que están viendo en los centros educativos porque estamos en medio curso lectivo y cuando regresen a clases van a tener que estudiar mucho para ponerse al día con el tiempo “perdido”. Un repaso diario de cada materia puede ayudar y aprovechar si los profesores realizan clases virtuales o envían trabajos y proyectos para realizar en casa y no restarle importancia a los mismos.

 

Aquí les dejamos consejos prácticos para realizar en casa durante este tiempo de cuidarse y cuidarnos del Coronavirus:

 

  1. Realizar un horario diario.

 

Pensar en las rutinas que van a seguir nuestros hijos durante estos más de 20 días sin clases. Sería fundamental poner una hora fija para levantarse, las comidas, la ducha, etc. No es recomendable dejarlos dormir hasta tarde en la mañana porque además de que no les ayuda a crecer en disciplina, orden y tampoco favorece a su desarrollo físico y mental, les va a costar adaptarse al horario lectivo una vez que regresemos de nuevo a las clases.

 

Hay que valorar el tiempo libre que tendrán en la mañana, en la tarde y por la noche para planear bien las actividades que van a realizar. Tampoco se recomienda que se acuesten tarde en la noche sólo porque al día siguiente no hay clases. Como muchos psicopedagogos y educadores recomiendan, es fundamental que los niños y jóvenes tengan una hora fija para acostarse debido a que necesitan el descanso para “aprehender” bien los conocimientos recibidos durante el día y para su crecimiento. El descanso les ayuda a la memoria y favorece un desarrollo equilibrado de la persona.

 

  1. ¿Qué deben hacer mis hijos durante un día?

 

El día es muy largo y, si lo organizamos bien, podemos realizar muchas propuestas diferentes. Si lo pensamos un poco y lo planeamos, podremos ayudarlos a aprovechar el tiempo. Ellos nos pueden decir que están de vacaciones, a lo que podemos responder: “Vacaciones no es no hacer nada, si no, cambiar de actividad”. Especialmente con los adolescentes, es fundamental ayudarlos con esto para que no pasen perdiendo el tiempo en el celular o jugando videojuegos sin hacer nada productivo durante todo el día.

 

La recomendación que realiza Sánchez Marchori es que diariamente los niños y jóvenes tengan tiempo para:

 

– Actividades académicas de adelanto y repaso.

 

– Lectura como tiempo de ocio.

En este sentido, y para distinguirlo de las tareas, es mejor que sea independiente al espacio del repaso de las materias de la escuela o del colegio… Algún libro divertido o que les guste y que no se relacione con lo que están viendo en el centro educativo.

 

– Actividades físicas y deportivas

No todas tienen que tener la misma duración, ni tienen que ocupar gran parte del día y se pueden hacer en casa. Hay muchos ejercicios que se pueden realizar dentro de la casa en un pequeño espacio, para ideas nos puede ayudar Internet, pero si tenemos jardín puede ser buena excusa para salir, recibir sol y respirar al aire libre. Que nuestros hijos salgan de vez en cuando de las “cuatro paredes” (y nosotros también) es fundamental para que no nos estresemos y que el ambiente de la casa no se vuelva tenso.

 

  1. Juegos para llenar el tiempo.

 

Nos referimos a aquellos juegos a los que podremos dedicar más tiempo en estos días, ya que el resto del año no es posible; pueden tener una duración de entre 60-90 minutos, dependiendo de las edades de los chicos.

 

1) El baúl de los disfraces. Los disfraces nos dan mucho para jugar y entretener a los niños por más tiempo. Entre elegir el disfraz, vestirse y sentirse el personaje añadiendo complementos que tengan en la casa pasará al menos media hora. Luego viene la parte más divertida, crear una historia inventada para teatralizar.

 

2) Teatro. Otra idea divertida idea es hacer obras de teatro de los cuentos favoritos de los chicos. Hacer la dramatización de los “Tres cerditos y el lobo” o “Caperucita Roja” puede entretenerlos muchísimo y puede ser con disfraces o sólo que cada niño lleve algún elemento característico de su personaje. Más divertido si hacemos voces y hacemos mímica, los más pequeños se divertirán muchísimo.

 

3) Máscaras. Con papel aluminio y cartulina se pueden hacer máscaras y luego se pueden decorar con lo que se tenga a mano: lana, pedazos de tela, recortes de revistas o periódico, papel o cartulina de colores, plumas, calcomanías, etc. Las máscaras servirán muy bien también para las obras de teatro.

 

4) Ocultar objetos en el cuarto. Adivinar dónde está escondido un objeto interesante para ellos puede ser un juego muy divertido sobre todo si luego lo pueden usar para hacer algo con él.

 

5) Qué es lo que no está. Descubrir qué es lo que falta en una mesa llena de objetos es un interesante juego de memoria para los niños.

 

6) Juegos de mesa. De números, de palabras, de cartas… todos los juegos de mesa son buenísimos para pasar un rato divertido y educativo con los niños. Si además podemos  enseñarles alguno más complejo como el ajedrez mucho mejor.

 

7) Origami. Es el arte japonés de hacer figuras con hojas de papel. Es una excelente manualidad de la que existen muchos videos en Internet para seguir paso a paso.

 

8) Jugar plasticina y mejor aún si ésta se realiza en casa.  

 

9) Hacer juegos de mímica. Con los más grandes se puede hacer la mímica de una película o de un cuento.

 

10) Cocinar galletas o un queque. Es mejor si se cocina desde cero con todos los ingredientes y no con una masa que ya venga preparada. Esto les ayudará a aprender sobre la paciencia porque deben ver todo el proceso y lo importante de ir agregando cada ingrediente y batirlo todo hasta llegar al resultado final. No hay que perder la paz con los trastos sucios porque también se les puede ir enseñando a lavar cada cosa conforme se va usando. No hay que olvidar que amasar es un buen ejercicio de manipulación, la cocina estimula la creatividad y el hábito de trabajar en equipo. Si se hacen galletas luego se pueden decorar y será más tiempo y entretención para todos.

 

11) Marca-páginas. Si se quiere fomentar el gusto por la lectura en los hijos se les puede animar a pintar tarjetas para señalar dónde interrumpieron su lectura. Se puede hacer en cartulinas alargadas de colores, dibujando los personajes que más les gusten.

 

12) Limpieza de la casa. Esta no tiene que ser tarea exclusiva de los adultos. De hecho, a los niños se les puede dar toallitas desinfectantes y se entretienen muchísimo limpiando los pomos de las puertas, agarraderas, interruptores, barandas, etc. También pueden ir limpiando y sacudiendo mesas, juguetes y lo harán muy bien y se sentirán muy importantes. También se les puede dar los zapatos para que los lustren o que barran y pasen el trapo si son más grandes.

 

13) Armar rompecabezas. Para los más pequeños serán algunos sencillos, pero esto estimula tanto la concentración y la paciencia que desde los dos años es bueno motivarlos a armar algunos con piezas grandes y si son escolares o adolescentes se les puede motivar a armar de mayor complejidad y piezas pequeñas, incluso puede ser todo un proyecto familiar que luego se podría enmarcar.

 

14) Regar las plantas. En las mañanas se les puede dar un envase spray para que rieguen las matas de la casa o si tienen jardín que lo rieguen con manguera.

 

Lo importante es tomarnos el tiempo para pensar qué les podemos sugerir a nuestros hijos cada día y aprovechar este tiempo en la casa para valorar el tiempo en familia y que nuestros hijos puedan disfrutarnos y nosotros a ellos, que con “el corre corre” de la vida y el trabajo muchas veces tan intenso no podemos disfrutar mucho tiempo con ellos.

 

Si todavía alguno de los padres de familia que lee este artículo tiene que salir a trabajar, no se agobie y si tiene quien le cuide a los pequeños y jóvenes en la casa agradecer por eso y pasarle las actividades para que le ayude en esta tarea de mantenerlos ocupados y entretenidos.

 

Al mal tiempo buena cara, estar optimistas, alegres y no olvidarnos que de todo lo que es aparentemente negativo pueden venir muchas cosas buenas y más tiempo con nuestros seres queridos especialmente nuestros hijos es una de las cosas más valiosas de esta vida, podemos crear recuerdos y experiencias que quedarán en el recuerdo familiar para siempre, ¡aprovechemos!

 

Tomado de “Hacer Familia”

Por María José de Sas Rosero

Costa Rica, miércoles 18 de marzo, 2020.

Deja un comentario